lunes, 11 de abril de 2011

Cuando soy débil entonces soy fuerte

"Cuando soy débil, entonces soy fuerte". ¿Se ha puesto a meditar en esta afirmación del Apóstol Pablo en la 2da carta a los corintios? ¿Qué quería decir Pablo en este pasaje?

Vemos a Pablo sufriendo por una situación específica y clama a Dios porque le ayude a superarlo, que lo quite de él, y la respuesta de Dios a él es "Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad".

Todos tenemos áreas débiles, cosas que nos atormentan, frustran o situaciones complicadas donde intentamos en nuestras propias fuerzas salir adelante. Pero es el deseo del Señor que dejemos de intentarlo en nuestras fuerzas, que no nos creamos lo suficientemente fuertes para poder salir adelante, sino que dependamos completamente de Él, que entendamos que sin Él nada podemos hacer (Juan 15:5), pero que todo lo podemos EN ÉL que nos fortalece (Filipenses 4:13).

Cuando somos débiles, es cuando nos damos cuenta que necesitamos de Él, que solo en sus fuerzas podemos hacer grandes cosas y es entonces cuando le permitimos intervenir y hacerlas por nosotros, no porque lo merezcamos o porque tengamos la capacidad, sino por su gracia.

Cuando logramos entender eso, y dejamos al Señor trabajar y utilizar nuestra vida, dependiendo de su gracia y no de nuestras "capacidades", entonces podemos decir "cuando soy débil, entonces soy fuerte".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada